La otra cara de Ibiza

Hay muchos lugares de Grecia y Croacia que afirman ser “el nuevo Ibiza”, pero cualquier persona que visita Ibiza le dirá que están muy lejos de alcanzar su nivel. Es cierto que se necesita ir con un presupuesto decente si quieres salir de fiesta todas las noches, pero la variedad de música, los DJs, el ambiente, la gente y las vistas son realmente sorprendentes, sin duda Ibiza es única y muy dificilmente imitable.

En mi opinión, Ibiza es la más original y la mejor cuando se trata de unas vacaciones de fiesta, sin embargo, también tiene un encanto oculto que te pierdes si vas en plan de desfase y hoy queremos hablar precisamente de la otra cara de Ibiza.

Si te gusta el turismo rural también es posible encontrarlo en esa maravillosa Isla, hay pueblos preciosos de lo mas tranquilo que distan mucho del ambiente que se suele ver en televisión. Allí no verás performances bailando con zancos, enanos, acróbatas, gogós, gente desfasada ni nada por el estilo, sencillamente te puedes relajar sentado tomando un helado mientras respiras el aire puro de la isla.

Documental Ibiza y Formentera “Entre el cielo y la tierra”. Fuente: Youtube.

Su gente es muy acogedora y su trato es excepcional, yo siempre me he sentido muy a gusto allí y me han tratado como si fuera uno más de la familia. De hecho si te molestas en darte una vuelta por todos los rincones, comer o desayunar en Ibiza no resulta en absoluto caro y debo decir que las mejores carnes que he comido en toda España han sido allí, aunque cueste creer.

Si hablamos de sus playas también podemos destacar la limpieza de sus aguas, están muy cuidadas y aunque es cierto que algo saturadas, se disfrutan igualmente porque hay mucho ambiente. Las calas son otra de las atracciones de la isla y lugares como “Sa Caleta” son de visita obligatoria, además, puedes embadurnarte el cuerpo con su arcilla de propiedades regenerativas para la piel.

Desde Iespana.es os recomendamos encarecidamente si es que no lo habéis hecho, que recorráis la isla desde otra perspectiva que no sea la de ir a discotecas y pegaros una fiesta, creo que para eso hay muchos sitios en España y aunque al menos una vez en la vida hay que hacerlo, es una pena que os perdáis uno de los rincones más bonitos del planeta.